Instituto Geográgico Nacional  - Centro Nacional de Información Geográfica
facebook   twitter   youtube

Parques Nacionales interactivos de España

  • Comunidad de Galicia

  • Asturias, Cantabria y Castilla-León

  • Comunidad de Aragón

  • Comunidad de Cataluña

  • Comunidad de Extremadura

  • Comunidad de Madrid y Castilla-León

  • Comunidad de Castilla – La Mancha

  • Comunidad de Castilla – La Mancha

  • Comunidad de Islas Baleares

  • Comunidad de Andalucía

  • Comunidad de Andalucía

  • Comunidad de Canarias

  • Comunidad de Canarias

  • Comunidad de Canarias

  • Comunidad de Canarias

Caldera de Taburiente (part. 2)

Aguilles d' AmitgesEl pino canario es la especie vegetal protagonista en el parque

La Palma surgió del lecho marino tras repetidas erupciones. La Caldera de Taburiente procede de un gran edificio volcánico de unos 4.000 metros de altura ubicado en el centro de la isla. Tras fuertes deslizamientos, se inició la formación de la actual Caldera, y junto a desprendimientos menores y la acción constante de la erosión, se fue creando el paisaje que hoy contemplamos.

El material que domina el entorno es el basalto. Una de las formaciones geológicas más destacables son los Roques, monolitos de piedra resistentes a la erosión que sobresalen del entorno. Alguno de ellos era lugar de culto de los antiguos pobladores, testigos de la historia de estas tierras.

En la Caldera de Taburiente, el pinar de Pino Canario encuentra una de sus mejores representaciones. Estas coníferas, presentes únicamente en algunos enclaves de las islas Canarias, pueden llegar a vivir 500 años y superar los 50 metros de altura. Es una especie resistente a la erosión, que puede asentarse en suelos pobres con fuertes desniveles y soportar la falta de precipitaciones. Unas raíces extensas y profundas les permiten el acceso al agua del suelo y les anclan al inestable terreno. En el Parque, el pino Canario aparece en masas forestales o en solitario, con curiosos ejemplares aferrados al sustrato con las raíces expuestas al aire.

La capacidad más sobresaliente de estos árboles es su extraordinaria resistencia al fuego. Gracias a su gruesa corteza, tras un incendio brotan nuevos retoños, que en pocos días cubrirán el tronco y las ramas principales.

Parques Nacionales de España

Colaboran: