Instituto Geográgico Nacional  - Centro Nacional de Información Geográfica
facebook   twitter   youtube

Parques Nacionales interactivos de España

  • Comunidad de Galicia

  • Asturias, Cantabria y Castilla-León

  • Comunidad de Aragón

  • Comunidad de Cataluña

  • Comunidad de Extremadura

  • Comunidad de Madrid y Castilla-León

  • Comunidad de Castilla – La Mancha

  • Comunidad de Castilla – La Mancha

  • Comunidad de Islas Baleares

  • Comunidad de Andalucía

  • Comunidad de Andalucía

  • Comunidad de Canarias

  • Comunidad de Canarias

  • Comunidad de Canarias

  • Comunidad de Canarias

Ordesa y Monte Perdido (part. 2)

Aguilles d' AmitgesLa Fraucata y el Gallinero (Ordesa)

El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido alberga multitud de comunidades vegetales diferentes, debido a los acusados desniveles y a la presencia de diferentes orientaciones y condiciones microclimáticas. Cuenta con unos 50 endemismos exclusivamente pirenaicos, y la mayoría de ellos sobrevive en hábitats rocosos como gleras, acantilados y pastos pedregosos. Destacan las que habitan en los roquedos calizos, con unos 12 endemismos pirenaicos.

Durante la floración, las especies que habitan las praderas alpinas y las grietas de roquedos, se hacen visibles: gencianas, narcisos, saxífragas, siemprevivas, violetas, o la famosa Flor de Nieve. Destacan también otras especies como la Corona de Rey, que florece cuando tiene suficientes recursos para generar su espectacular flor. También la Oreja de Oso, reliquia viva del clima húmedo y calido que tuvo el Pirineo en la era Terciaria.

Varias especies de aves alcanzan las cumbres del Parque Nacional con la llegada del verano. Suben desde los valles a alturas superiores a los 2000 metros para alimentarse y reproducirse. Chovas piquigualdas y piquirrojas, acentores alpinos, treparriscos, bisbitas alpinos, collalbas grises y otras aves altimontanas, anidan en los huecos de los farallones o entre los pedregales dispersos en los pastizales. Una de las que sube más alto para sacar adelante a su prole en los precipicios, es el gorrión alpino.

También los mamíferos han conquistado los terrenos cubiertos por la nieve casi todo el año: los rebecos, llamados sarrios en el pirineo aragonés, dominan el arte de desplazarse entre los roquedos más verticales. Marmotas, armiños o topillos nivales se añaden al catálogo faunístico que resiste las alturas y la dureza del largo invierno de Ordesa y Monte Perdido.

Parques Nacionales de España

Colaboran: