Instituto Geográgico Nacional  - Centro Nacional de Información Geográfica
facebook   twitter   youtube

Parques Nacionales interactivos de España

  • Comunidad de Galicia

  • Asturias, Cantabria y Castilla-León

  • Comunidad de Aragón

  • Comunidad de Cataluña

  • Comunidad de Extremadura

  • Comunidad de Madrid y Castilla-León

  • Comunidad de Castilla – La Mancha

  • Comunidad de Castilla – La Mancha

  • Comunidad de Islas Baleares

  • Comunidad de Andalucía

  • Comunidad de Andalucía

  • Comunidad de Canarias

  • Comunidad de Canarias

  • Comunidad de Canarias

  • Comunidad de Canarias

Vegarredonda – Ordiales

Ruta Nº: 5
Mapa de la zona:
Comentario:

Ruta relativamente dura si se hace en una sola jornada la ida y la vuelta. Con nieve abstenerse de hacerla si no se tiene preparación suficiente o no se lleva el equipo adecuado.

El mirador de Ordiales es uno de los lugares emblemáticos del Parque Nacional de los Picos de Europa. Desde esta atalaya se puede contemplar una magnífica vista sobre el valle de Angón, la Cordillera Cantábrica, y los montes de los concejos de Amieva y Ponga. En Ordiales, considerado como “el reino encantado de los rebecos y las águilas”, fue enterrado siguiendo su expreso deseo D. Pedro Pidal, Marqués de Villaviciosa y precursor del Parque Nacional de la Montaña de Covadonga en 1918.

El sendero hacia Ordiales se divide en dos tramos; el primero desde el aparcamiento de Buferrera hasta el refugio de Vegarredonda, y el segundo desde el refugio hasta el mirador de Ordiales. Si la ruta se hace demasiado dura para la capacidad física del senderista, se puede acortar haciendo únicamente el recorrido hasta el refugio, o bien planificarlo haciendo noche en Vegarredonda para al día siguiente subir a Ordiales.

Partiendo del aparcamiento de Buferrera, se toma la senda señalizada hacia el lago de Enol (altitud 1060 m). Se bordea el lago por la derecha, pasando por las cabañas de los Acebos y se alcanza la pista que atraviesa la Vega de Enol, pasando por delante de la Casa de los Pastores. Siguiendo siempre la pista se pasa por delante de las cabañas de la Vega La Cueva, hasta llegar a un cruce que se toma a la izquierda, llegando enseguida a la explanada de Pandecarmen (50 minutos; 1.110 m). La ruta continúa ahora por una zona de hayedos hasta al Pozo del Alemán, lugar al que venía a darse sus baños de agua helada D. Roberto Frassinelli, al que llamaban “el Alemán de Corao”, de ahí que la poza terminara tomando tal nombre.

Un puente de madera cruza el río Pomperi, para iniciar la ascensión por una senda empedrada que nos lleva hasta Vega la Piedra (1 hora y 15 minutos; altitud 1.150 m), que se denomina así por la gran roca que en ella se encuentra. Estas majadas en otro tiempo fueron hitos importantes dentro de la estructura y economía de los concejos, que están viendo disminuir su proyección y significado dentro de la organización ganadera.

El camino sigue en ascenso, rodeando la gran roca hasta el collado de la Prida,discurriendo siempre bajo la ladera del Porru Deu, por una amplia vega, que tras cruzarla da paso a la canal de Canraso. Tras cruzar el reguero de los Vahos, en apenas unos minutos se alcanza la majada de la Rondiella (2 horas; altitud 1.350 m). A la izquierda se encuentra el Porru de Pie de Palu (1.437 m); tras salvar un pequeño desnivel se alcanza la vega el Paré, y más allá el collado Gamonal (2 horas y 10 minutos; 1.450 m), punto desde donde avistamos el refugio de Vegarredonda.

El refugio de Vegarredonda (2 horas y 20 minutos; altitud 1.410 m) es punto de referencia clave para montañeros y escaladores que se adentran a conocer a fondo el macizo del Cornión. El cambio de paisaje es rotundo, atrás queda el verde de los prados, para dar paso al blanco-grisáceo de la caliza, que prácticamente nos acompañará hasta la vega de Ordiales. El viejo refugio de Vegarredonda construido en 1924 para 12 plazas ha dejado paso a las instalaciones construidas en la década de 1.980, donde la capacidad y la funcionalidad son excepcionales.

El camino de Ordiales sale detrás del refugio, y prosigue por una canal (Cuenye Cerrada) que, metro a metro, va ganando altura hasta alcanzar el Forcao (3 horas y 10 minutos; altitud 1.600 m), dando paso a los campos de la Torga, terreno más suave y cómodo, donde suele encontrarse con cierta frecuencia pastando a los rebecos.

La Vega de Ordiales se gana en unos minutos. La reconoceremos por la cabaña-refugio (abierta y sin guarda) que preside la vega. El mirador de Ordiales, (3 horas y 40 minutos; altitud 1.691 m), impresionante balcón, donde quiso reposar D. Pedro Pidal, dista solamente unos metros. Hasta tan bello emplazamiento fueron subidos sus restos en 1949.

El regreso debe hacerse por el mismo camino, por lo que habrá que tener en cuenta el horario para planificar la vuelta sin sorpresas.

Ficha Técnica:
Perfil de la ruta:

 

 

horario: 6 h y 30 m   severidad del medio natural: sin inform
desnivel de subida: 641 m.   orientación del itinerario: sin inform
desnivel de bajada: 641 m.   dificultad en el desplazamiento: sin inform
distancia horizontal: 20,4 km.   cantidad de esfuerzo necesario: sin inform
tipo de recorrido: Ida y vuelta        

Parques Nacionales de España

Colaboran: